Historia

EL COMIENZO…….

 

Allá por el año 1935 un grupo de sacerdotes salesianos de la Parroquia María Auxiliadora fundaron una capilla–oratorio, llamada “Don Bosco”,  a escasos metros de donde hoy se levanta la actual Parroquia en honor al Corazón Eucarístico de Jesús. Era una zona de quintas con abundante árboles que regalaban su sombra a quienes presenciaban los domingos  los partidos de fútbol, organizados por los curas salesianos. Prácticamente esto era zona rural.

Los sacerdotes salesianos, al no poder dar asistencia a la capilla comunicaron que solo podían dar misa hasta el día 13/03/77 ya que no contaban con la cantidad de sacerdotes para esa tarea. Esta novedad le fue comunicada a Monseñor Dissandro quien se comprometió a enviar sacerdotes para las misas dominicales. Se aprovechó también para solicitarle se erigiera una parroquia en el lugar.

Ese mismo año se solicitó a la comunidad  salesiana a que donara esos terrenos para construir una parroquia, cosa que fue aceptada. (Originalmente estos terrenos fueron donados por el señor Salvador Raspanti a la comunidad salesiana). De inmediato se comenzó a trabajar con los planos y su aprobación por parte de la Municipalidad. 

En el año 1978 se formó la primera comisión parroquial, a la luz del Estatuto de Comisiones Parroquiales provisto por el Arzobispado. El padre Jesús Roldan encabezó el grupo que se dispuso a trabajar en pos de la nueva parroquia.

En el año 1980 la comisión saludó al flamante Obispo Auxiliar, Monseñor Jesús Roldán y se alegró por su designación episcopal.

 

SE INICIA LA VIDA PARROQUIAL……. 

 

Mons. Jesús A. Roldán junto al P. Ezio Salvucci (Párroco de M. Auxiliadora y último responsable de la Capilla “Don Bosco”), el P.  Carlos Ñañez, seminaristas y toda la filegresía, celebró la Santa Misa el 7 de Octubre de 1984 y consagró la nueva Cuasi –Parroquia al Corazón Eucarístico de Jesús como memoria del Congreso Eucarístico que se celebraría en la Ciudad de Buenos Aires.

El día 24/10/84 se realizó la primera reunión con los sacerdotes que asistirían espiritualmente a la flamante “Cuasi-Parroquia”: los sacerdotes Carlos Ñañez y Marcelo Martorell. Se explicó que el término “cuasi-parroquia” era una expresión más bien técnica. El párroco no habitaría allí pero poseerían todos los libros y atribuciones propias de una parroquia. El padre Marcelo junto con la comisión comenzó a elaborar el proyecto de la nueva construcción, como así también posibilitar la instalación  en la jurisdicción parroquial de un grupo de religiosas que trabajarían de forma estable. Llegaron así las Hermanas de Divino Niño Redentor,  provenientes de Jujuy.

En la Santa Misa  del 23/06/85 presidida por su eminencia Cardenal Raúl Francisco Primatesta y concelebrada por el Padre Carlos Ñañez y el Padre Marcelo Martorell, se colocó la piedra fundamental del nuevo Templo y se bendijo la casa parroquial recientemente construida.

El 10/08/86, se celebró por última vez misa en las instalaciones de la vieja capilla “Don Bosco”. A partir de esa fecha se celebraría en la nueva Iglesia parroquial. 

El día 8/12/88 el Padre Marcelo Martorell fue designado responsable de la “Cuasi-parroquia”. 

Con el correr de los años se terminó la construcción de la casa parroquial, aulas para catequesis, el “salón de la familia” y todo lo que hoy se dispone para el buen funcionamiento como parroquia.

Así llegamos al día 7/09/91 en que se erigió como parroquia. El primer párroco fue el Padre Marcelo Martorell y se nombró Vicario Parroquial al presbítero Eduardo Casas.

Durante estos años la Parroquia “Corazón Eucarístico de Jesús” creció como tal,  gracias a la incondicional ayuda de la comunidad y el esfuerzo de muchos colaboradores que hoy no están con nosotros y otros que continúan aportando y enriqueciendo la vida parroquial. 

También debemos destacar que desde esta comunidad nacieron vidas consagradas al sacerdocio como son los Padres Pablo Nassif y Diego Montiel quienes trabajan en distintos ámbitos de la evangelización.

El día 3/10/06, nuestro primer párroco fue nombrado Obispo de la Iglesia de Puerto Iguazú,  en la provincia de Misiones,  por S.S. Benedicto XVI..

El Monseñor Marcelo Martorell es saludado por el Sr. Arzobispo de Córdoba Monseñor Carlos Ñañez. Los sabios caminos del Señor han hecho que estos dos sacerdotes, que iniciaron juntos la vida parroquial, hoy tengan a su cargo el pastoreo  de dos importantes zonas de la Iglesia en Argentina.

A partir de esa fecha asumió como nuevo párroco, el Padre Alejandro Lucero. Este fiel servidor del Señor pastoreó el rebaño de nuestra parroquia durante aproximadamente 14 años. Durante ese tiempo pasó entre nosotros haciendo el bien, nos guió por los rectos caminos del Padre e, incansablemente, nos hizo presentes su caricias a través de los sacramentos, instándonos constantemente a, entre Pascua y Pascua, ser más de Dios.

 

EL PRESENTE………

 

A partir del mes de febrero de 2020, nuestro Arzobispo, designó como Admistrador Parroquial al Padre Pablo Ardiles, continuando el Padre Lucero sirviendo a la comunidad como Párroco Emérito hasta su fallecimiento, ocurrido el 14 de mayo de 2022, en las vísperas del quinto domingo de Pascua. Este tiempo transcurrido, pleno de trabajo y desafíos junto a Cristo, propone un presente en que, transitando un camino en salida, como surgió del XI Sínodo Arquidiocesano, acortemos distancias y nos descubramos hermanos para que, juntos, construyamos  el Reino.  

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared

Aviso legal | Política de privacidad